Entrevistas

 

23-03-2015

Afraid to Speak in Public, puzzle sonoro


1

El cuarteto catalán siempre se ha caracterizado por practicar un puzzle sonoro, rico en variedad, original y personal. Una amalgama de hardcore, trash, punk, progresivo, metal, jazz, rap… Tres discos innovadores, publicados durante la década de los noventa, de gran riqueza musical y experimentación con nuevos sonidos. Tres discos imprescindibles («Subcircus», «Showcase» y «Afraid tos Speak in Public») publicados por la extinta Liquid Records y me temo, que por estos lares, no bien comprendidos en su momento. Tras quince años en silencio, regresan con su cuarto álbum, engalanado con portada extraída de la película 1984, más lineal que la trilogía realizada durante la recta final del siglo XX. Canciones menos arrebatadoras y más encauzadas en estilos concretos, sin olvidar la fusión que en antaño les hizo populares. Naturales y espontáneos, esa es el arma que mejor manejan, convirtiendo canciones como «Walking on glass», «Geminis», «Shakespeado» o «Welfare society» en armas de destrucción masiva.

Vuestro tercer disco, homónimo, publicado en 1997 fue un disco muy contundente, oscuro e incluíais piezas como “Deep Red” que presagiaban un cambio en la banda. Si no recuerdo el disco se publicó y no hubo gira de presentación. ¿A qué se debió ese cambio?  

El grupo por aquel entonces ya tenía los problemas que derivarían en la ruptura del mismo. No se daban las condiciones idóneas, la verdad es que con la perspectiva del tiempo todo me parece ahora un poco confuso. Nos supo mal porque se anularon varias fechas ya cerradas. Fue una pena porque la progresión del grupo era claramente ascendente y no nos poníamos techo.

¿También por esas fechas cerraba Liquid? ¿Tuvo algo que ver?

Pues si te digo la verdad, no lo sé. Yo fui el primero que se fue y desconecté por completo de todo. Puede ser que acabara siendo todo una reacción en cadena, pero no porque yo me fuera, sino porque no podía acabar de otra manera.  Eramos una gran familia al principio, pero poco a poco se fue desestructurando. Si te digo la verdad, no me gusta mucho hablar de todo aquello.

Luego se anunció el final del grupo. ¿Cuáles fueron las razones? Había muchas leyendas al respecto en foros de internet sobre el final.

¿Leyendas? Bueno, simplemente el desgaste de la convivencia, quien tiene uno de esos grupos que viven en la carretera saben de qué hablo, en nuestro caso fueron diferencias insalvables en ese momento, un desgaste progresivo que hace que no vivas la música con la pasión que se necesita para seguir creciendo, así no se podía continuar, los porqués son muy personales y no voy a soltar prenda (Risas).

Supongo que quince años en silencio para grandes seguidores de la música es mucho tiempo. ¿Algún miembro del grupo ha tenido algún contacto con la música durante este tiempo?

Mariano se ha mantenido muy activo todos estos años en varios proyectos personales y con otros músicos. Alex estuvo con Subterranean Kids y varios grupos más, él no puede vivir sin música. Rafa también comenzó un proyecto muy personal, más enfocado a la electrónica y las bandas sonoras, yo por mi parte estuve mucho tiempo totalmente desconectado hasta que volví a contactar con Mariano y empezamos junto a Gato (nuestro actual batería) un proyecto llamado Micronun, pero que finalmente quedó en unos pocos conciertos y en cuatro temas que grabamos para moverlo. A mí me gustaría algún día recuperar esas canciones. Me gustaban mucho. Ya veremos.

Quince años después volvéis.  ¿Tenéis la sensación que empezáis de cero?

No sé si de cero, pero como mucho empezamos de dos (risas). La verdad es que mucho han cambiado las cosas en todo este tiempo. Mucha de la gente que nos seguía se ha hecho o se ha desentendido por completo de este mundo, en cierto modo es un nuevo comienzo, en el que nos va a tocar, como se suele decir, picar  piedra. Pero nosotros tenemos claro los objetivos, iremos paso a paso y volveremos a ganarnos a la gente poco a poco, concierto a concierto, con el boca-oreja igual que hace 20 años. Queremos llegar a un nuevo público, dicen que somos un grupo noventero, pero yo creo que con Dos Minutos de Odio, podemos llegar a un público más amplio, más actual. La vieja guardia sigue ahí, pero el objetivo es también la nueva guardia.

¿No teméis que la fusión que practicabais en los noventa ahora esté algo desfasada o sea menos comprendida que en aquella época?

Pues no sé, puede ser. Está claro que hoy día, en la era digital, prima mas la inmediatez sobre otros aspectos, ya nadie se para a escuchar pacientemente un grupo, o un disco, hasta que le encuentra el que. Hoy día dependes prácticamente del primer riff del primer tema del disco. El siglo XXI nos ha vuelto perezosos en ese sentido pero bueno, nosotros a la nuestra, confiando en la calidad de nuestras canciones y en que la gente sepa apreciar el trabajo que hay detrás.

Habéis titulado vuestro cuarto disco, “Dos Minutos de Odio”. ¿Cuál es el motivo?

Dos minutos de odio es por un lado un pasaje del libro de George Orwell, 1984, uno de mis libros favoritos y, por otro lado, es el nombre de un grupo que al poco de separarse ASP formaron Mariano y Alex. No sé, quien haya leído el libro (cosa que recomiendo a todo el mundo) sabrá lo impactante que resulta todo el tema de los dos minutos de odio y, sinceramente, cada vez estamos más cerca de que la distopía de Orwell acabe convirtiéndose en realidad.

Veo que seguís practicando la misma mezcolanza que antaño, tal vez menos agresiva en lo referente a cambios de ritmo y menos oscilante en estilos musicales.

Sí, se puede decir que la esencia es la misma. Lógicamente 15 años de diferencia de un disco a otro se tienen que notar, la música entra y sale de tu cabeza de forma distinta y aprendes a apreciar ciertos detalles desde otra perspectiva, pero aun y así, Dos Minutos de Odio es un disco 100% Afraid. Además quien nos conoce ya sabe que cada nuevo disco de Afraid es un mundo aparte del anterior.

¿Qué objetivos os habéis marcado con este nuevo disco?

Como ya he dicho antes, espero que solo sea el primero de muchos pasos adelante, con este nuevo disco buscamos llegar, aparte de los viejos fans de la banda, que seguro sabrán apreciarlo, aun nuevo público, ese público que solo nos conoce de referencias o que simplemente ha visto algunos videos de la primera época. Yo creo que tenemos potencial para llegar a ese nuevo público.

Por último, el tema “BCN” os planteo algún problema de censura o veto en la ciudad de Barcelona.

No, para nada. Al menos que yo recuerde. Nos movíamos en un círculo todavía demasiado underground como para hacerle demasiadas cosquillas a los de arriba. Tampoco buscábamos crear ningún tipo de polémica, simplemente decíamos cuatro verdades que todo el mundo sabía que eran, pero está claro que la panacea que se nos vendió con el tema de las olimpiadas en Barcelona se encargó de poner una venda en los ojos a la gran mayoría de barceloneses y españoles. Ojala tengamos algún día ese problema, eso significará que vamos por el buen camino y que la gente escucha lo que decimos, además ahora “los medios” están en manos del pueblo y tenemos canales que los de arriba no pueden controlar.

 

Autor: Rafa García-Moreno

Bookmark and Share